[01]::presentación

Es un vaso con agua o es un vaso de agua?

Años atras, viajando en bus por la cuidad de Bogotá vino a mi mente la necesidad de conformar un grupo de trabajo enfocado a medios digitales. Un grupo donde todos los integrantes puedan contrarestar sus debilidades y cultivar sus capacidades. Un equipo con quienes plantear soluciones novedosas que extiendan los lí­mites a los que estamos acostumbrados.

Inicialmente se resolvió de manera sencilla: un grupo de experimentación.
El proceso de estructuración del proyecto implicó bastante tiempo: no sólo era importante establecerlo o definir estratégicamente el desarrollo de los temas, sino que necesitaba ser interesante para sus posibles integrantes.
Entre vuelta y vuelta, entre vuelta y nudo… surgió una premisa: “don’t make me think” de Steve Krug. Esta condición mí­nima que cualquier diseñador o desarrollador enfocado a la implementación de proyectos interactivos busca cumplir al planear una interfaz: lograr que su usuario asuma la metáfora o se apropie de sus opciones a tal punto y en tan pocos pasos, que al construir su modelo mental pueda recurrir inmediatamente a un número í­nfimo de referentes visuales o conceptuales. En otras palabras… una interfaz debe ser tan sencilla y completa, que debe ayudar al usuario a usarla… darle todas las instrucciones o las indicaciones que pueda necesitar en un simple vistazo y prever, en lo posible, aquellas opciones que el mismo usuario no ha siquiera considerado.. una interfaz debe adaptarse a su usuario, como cualquier líquido se adapta y toma la forma de su recipiente… nunca al revés…

– “ESO ES! Así debe llamarse!”- Casi grité.
– Caja de agua. Porque una buena interfaz de adaptarse a su usuario –

Listo.
Salió el nombre… un problema menos.

El segundo paso consistió en reunir a los integrantes: si bien puedo creer firmemente que todos por nuestra cuenta, podemos mejorar cada aptitud técnica o conceptual… hay otras que sólo podemos proyectar cuando trabajamos juntos. Toda cualidad o aptitud que cada uno demuestra, le aporta al grupo una invaluable fortaleza que, a riesgo de sonar como terapeuta, crea nuevas oportunidades mientras disminuye las debilidades.

Después de varios meses de trabajo, participamos en esa amalgama de humores, 7 personas:
En el 2006, Eliana Patiño, Alexander Dí­az, Sergio López y Andrés Lombana, fuimos los primeros en intercambiar unas cuantas ideas y expectativas dentro de una visión un poco efí­mera de nuestras posibilidades.
Luego, en el 2007 nos acompañaron Álvaro Carrillo y Edgar Árias.

Cada uno prestó el potencial que desarrolló desde su pasión por indagar (y no pasar entero) o por su iniciativa.

7 diferentes opiniones, 7 diferentes visiones… 7 diferentes intensiones…

En principio, Caja de Agua inició sus sesiones como grupo estudio de la Universidad de Bogotá Jorge Tadeo Lozano. Así­, avalado totalmente por el programa de la Carrera de Diseno gráfico, se ha concentrado en un análisis teórico, práctico y experimental de aquel punto intermedio que llamamos Interfaz, tratando de establecer los parámetros que nos den una directriz clara del camino que lleva a su desarrollo puro y correcto.
Y aunque Caja de Agua se fundamenta en el espiritu académico, el grupo ahora se bipolariza, estableciendo dos frentes de trabajo:

El grupo “senior” de experimentación al que pertenecen los integrantes más antiguos. Está conformado por 6 profesionales y un recién egresado y de una u otra forma se encuentran estrechamente vinculados a la empresa LeaP Simple E.U.

El segundo frente lo conforman todos aquellos estudiantes de la Universidad que desean estar vinculados, como grupo de estudio (y ojalá de investigación en un futuro), al grupo de experimentación. Esto nos implica de aquí­ en adelante para cada uno, acoger a nuevos estudiantes de diferentes semestres en la modalidad de tutores. “Hermanos mayores” que proliferen la difusión de nuestros conceptos, generando debates y discusiones enriquecedoras que retroalimenten, contradigan o reafirmen nuestros planteamientos teóricos.

Estamos abiertos a recibir nuevos talentos.

Estamos dispuestos a compartir nuestras ideas.

Dispuestos a compartir el conocimiento que hemos obtenido y estructurado.

Así­ entonces también esta presentación se convierte en una Invitación, que extendemos a todos aquellos que deseen participar, sea directa o indirectamente, en la construcción y acumulación del “Knowledge capital” que tanto falta a Latinoamérica, para madurar en esta “posmodernidad” biche e incompleta en la que hemos entrado a regañadientes, por consecuencia del creciente y mal planeado “desarrollo asfáltico” de la aldea global.

Acompañennos en este proceso.

Sergio Acosta.
Lider del grupo.