Interactividad

Ensayo Bárbara Niño

Es innegable que la palabra interactividad cambió por completo su definición tras la llegada de la sociedad de la información, por eso no es de extrañar que el diccionario de la real academia de la lengua debiera añadir al término interactivo, que originalmente tan solo se definía como: que procede por interacción, el aparte Dicho de un programa: Que permite una interacción, a modo de diálogo, entre el ordenador y el usuario, bajo la categoría de informática.

Esta nueva definición, no solo deja entre ver los cambios idiomáticos producto de los avances de la tecnología, si no también, una revolución en los procesos comunicativos. Su significado ha trascendido en la cultura, por lo que se le ha añadido el valor de modernidad e innovación, a cualquier sustantivo que se acompañe del adjetivo interactivo. Pero, más allá de su conceptualización cabe recordar que la interactividad esta sujeta a un proceso de comunicación, en el que hay cuatro elementos fundamentales que entran en juego: el emisor, el medio, el mensaje y el receptor.  Originalmente, estos elementos manejaban un cierto patrón a la hora de iniciarse un proceso comunicativo, el emisor emitía un mensaje a través de un medio y este era recibido y codificado por el receptor. Este modelo comunicativo contiene la base de los procesos de intercambio de información, incluido el de los medios.

Los medios de comunicación tradicionales tenían un manejo de la información bastante restringido para el usuario, pues este estaba supeditado a los contenidos y los tiempos que se propusieran desde la producción (radio, televisión, cine, periódicos y en general los medios clásicos de comunicación).

Al iniciarse la era de la informática, nuevas herramientas permitieron que los medios de comunicación pudieran ser asincrónicos y no lineales[1]. Este nuevo tipo de interacción con la información continúa restringiendo la capacidad del receptor de convertirse en emisor, pero le otorga la capacidad de seleccionar los contenidos a los que quiere acceder y en el momento en que lo desee, lo que en otras palabras se podría  llamar interactividad.

Gracias a esto el espectador deja de tener sólo una posibilidad para interactuar con el medio (encender un aparato o girar una perilla para tener acceso ala información, como con la radio y la televisión) y se ve inmerso en múltiples posibilidades que lo integran al medio mismo, ahora se “requiere de la intervención del receptor para alcanzar la funcionalidad optima del medio”.[2] Pasando así, de la emisión del mensaje por un solo sentido a un proceso en el que el receptor se ve implicado con la experiencia de la intervención.

Es así, que cuando un receptor interactúa con un material interactivo, se empieza a crear un diálogo en el que el medio interactivo emite algo que estimula la percepción del usuario, quien a su vez tiene una respuesta a lo que le ofrece el material, esa respuesta produce una reacción del medio y el cual presenta nuevamente un estimulo al usuario.

Uno de los medios en el que la interactividad juega un papel importante es la Web, en donde la interacción y la personalización de la información por parte del usuario permiten que este cree estrechas relaciones con el medio. Las páginas Web le posibilitan al usuario escoger los caminos en los que recibe el mensaje, por medio de links, hipertextos, animaciones, juegos y demás contenidos que el diseñador Web, o el emisor de mensajes, quiera enviar.[3] Con esto se abre infinidad de formas en las que se articulan los mensajes para Web, por ejemplo, interactuar con bases de dato, enviar e-mails, realizar encuestas, implementar un sistema de compras, mostrar información según el usuario que la está viendo, etc.

No obstante, la interactividad no se basa solamente en las decisiones que tome el receptor, el emisor es quien decide de qué forma se va a presentar la información, jerarquizándola para así llamar más la atención sobre los contenidos que le interesan. Es así que quien diseña una página Web es el que posibilita las maneras en las que la interactividad se presente, por ejemplo, si se disponen de una página que sirve como base de datos de otras páginas las posibilidades de navegación serán miles, mientras, quien sólo hace una página con cierta información y unos cuantos botones pues ofrecerá un número limitado de formas de interacción para el usuario.

Otro medio que esta marcado por la interactividad es la multimedia, por medio de ella se establecen contenidos específicos y se otorgan mensajes gracias a la mezcla de varios medios (de ahí si nombre multi-media), incluyendo textos, imágenes, sonidos, videos, animaciones y la relación que entre estos se establece para que el usuario interactúe y conozca la información.

En la multimedia el usuario tiene un total control sobre el acceso y presentación de los contenidos, puede decidir que ver y cuando verlo, a diferencia de las presentaciones lineales, que fuerzan al usuario a ver los contenidos en un orden específico y predeterminado. La multimedia permite que el usuario mejore notablemente su atención, su comprensión y aprendizaje si se combinan adecuadamente los medios utilizados, esto debido a que la experiencia se asemejara a la forma como nos comunicamos habitualmente. De esta forma, se puede llegar a pensar en hipermedia, que es una forma de multimedia interactiva de mayor complejidad, cuyas estructuras de navegación mejoran la experiencia de exploración del usuario y aumentan su control sobre el flujo de información. 

Con todo lo anterior, es pertinente establecer que la interactividad puede ser entendida en diversas categorías, entendida en dos esquemas principales: la interactividad multimedia o Web y la que pone su acento en el usuario. La primera categoría tiene que ver con la capacidad de acción que el multimedia puede ofrecerle al usuario. Los hipervínculos, animaciones, opciones de manipulación, etc. y todas las herramientas disponibles para que el acto comunicativo se lleve acabo. Es decir, implica el conocimiento técnico para conocer ampliamente  las posibilidades de comunicación entre el usuario y el medio interactivo.

Y la segunda se refiere a la cantidad de control que el usuario tiene respecto a los contenidos que se ofrecen, aquí se busca que el usuario sea el dueño de la secuencia y el tiempo que dedica a los contenidos. Cuánto más alto el grado de interactividad mayor es la complejidad del producto y por lo tanto exige mayor tiempo de desarrollo y tiene un más alto costo. Entonces, aquí prima el tiempo de respuesta del medio en relación con las acciones ejecutadas por el usuario.

Ahora bien, teniendo esto claro se puede abordar otro aspecto fundamental en la interactividad, y es el grado de interactividad que alguno de los medios que la use puede llegar a tener. Esto depende de qué tantos recursos hay disponibles en el medio y a los cuales tiene acceso el usuario. [4]

Entonces, al haber un nivel considerable de formas para acceder ala información,  al igual que un modo sencillo de acercarse a dichas formas y eficiencia a nivel técnico; se logra un grado alto de interactividad. Mientras, que al haber deficiencia en cualquiera o todos los aspectos mencionado, pues el grado de interactividad será menor. Entonces, un medio en el que el usuario actúe como espectador, proporciona un grado bajo de interactividad y uno en el que el usuario, con sus acciones, cambie las variables del medio tendrá un grado alto de interactividad. Esto no significa que los medios con interactividad mayor sean mejores que las que tienen una menor, el grado en el que se presenta depende de las intenciones del mensaje y que funcionalidad se le otorgue. Aquí es pertinente hablar nuevamente del emisor, ya que para crearse un dialogo usuario-material- usuario, quien construye el mensaje debe conocer qué códigos maneja su receptor potencial, manejarlos que forma adecuada y así evitar ruido en la comunicación.

Para concluir, hay varios aspectos importantes para tener en cuanta a la hora de hablar de interactividad. En primer lugar, la interactividad ya hace parte de la cultura, por medio de sus aplicaciones es posible conocer y aprender, siendo una herramienta intrínseca en la educación contemporánea.

En segundo lugar, los medios en los que más se presenta la interactividad son el Internet y la multimedia, ya que gran parte de su razón de ser se basa en la interacción entre el usuario y las herramientas que estos medios le proporcionan.

Y por último, que la interactividad, no depende sólo de las decisiones tomadas por el receptor, es el emisor que por medio del material interactivo decide que tantas posibilidades y en que medida el receptor puede conocer la información.
 

Bibliografía
ESTEBANELL, Mertixel. Articulo: Interactividad e interacción. Revista  Interuniversitaria Educativa. Universidad de Girona,  2000. Pp 93-97

BEDOYA, Alejandro. Artículo: ¿Qué es interactividad?. Revista Electrónica Sin Papel. 1997
Interactividad en la Web. En http://www.maestrosdelweb.com/editorial/intera/
Consulta 28/08/10

Qué es interactividad. En http://portal.educar.org/foro/queesinteractividad
Consulta 28/08/10

http://www.rae.es
Consulta 29/08/10


 

[1] Lo asincrónico y lo no lineal, son conceptos que se refieren a narrativas no progresivas, es decir en donde no esta establecido un orden de lectura para la comprensión del mensaje.
[2] ESTEBANELL, Mertixel. Articulo: Interactividad e interacción. Revista  Interuniversitaria Educativa. Universidad de Girona,  2000. Pp 93.
[3] Interactividad en la Web. En http://www.maestrosdelweb.com/editorial/intera/. Consulta 28/08/10
[4] BEDOYA, Alejandro. Artículo: ¿Qué es interactividad?. Revista Electrónica Sin Papel. 1997.Pp 2
 

One Response to “Interactividad”

  1. pink tomate says:

    Sería interesante también hablar acerca de aquellos grados de interactividad en donde esta no se vea limitada por las herramientas técnicas que sobrelleva la tecnología y con las cuales en grado proporcional a estas, el emisor también se ve limitado en su papel de creador. Pues sus herramientas le permiten llegar hasta donde estas mismas están predispuestas a cumplir una función. Ellas le establecen un límite tanto al emisor como al receptor de su información respectivamente, pues este tampoco puede llegar a alcanzar un nivel de interactividad más alto del que el emisor ha podido ofrecerle. Partiendo de la premisa anterior, podríamos hablar de un tipo diferente de interfaz, aquella en donde no existieran tales limitaciones, que no ofrecerían otro punto de vista para ver el alcance que podríamos tener como usuarios. Se trata de aquellas interfaces que se quedan en la teoría, por el momento, con un velo utópico, en donde el usuario no solo podría tener el control de la información, sino también, de la forma en que va a recibir dicha información, tendría control sobre la interfaz misma. En estas teorías la interfaz se adaptaría al usuario, no requeriría de comandos por parte del mismo, sino que todo se desarrolla de acuerdo a las acciones y características individuales de la persona.

    Camilo Vargas G11

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.