Archive for the 'Discusiones Abiertas' Category

La interfaz como herramienta del buen diseñador

Wednesday, September 17th, 2008

por Nicolás Carvajal

El diseño de cualquier tipo, haciendo referencia a una disciplina de creación y de función frente a un problema de comunicación, requiere un desarrollo y un proceso de conocimiento, investigación, y práctica de la misma, siguiendo este mismo orden. En otras palabras un buen diseñador sigue un proceso donde es informado sobre el tema o la necesidad a diseñar, luego investiga y se empapa sobre el tema, adoptando una posición en la problemática a la cual le va a encontrar solución y luego haciendo uso de sus conocimientos teóricos y prácticos en materia de diseño, pasa a resolver la pieza.

Tras muchos años de existencia de la profesión de diseñador, la experiencia nos ha mostrado que todos aquellos quienes han logrado hacer cosas importantes y diferentes en esta materia, son personas con un proceso y una mentalidad clara y estudiosa de lo que están haciendo; no necesariamente un estudio de diseño puesto que ha habido muchos diseñadores que nunca estudiaron diseño pero si lo ejercieron, sino más bien un estudio sobre todo de la problemática y del tema escogido a solucionar, es decir se han empapado y han investigado de tal manera que siempre se ha logrado una solución acorde a lo que se tiene pensado; es el caso de David Carson que con sus estudios de comunicación y un muy amplio conocimiento de su publico objetivo, logró crear las más famosas y populares revistas de surf en los noventas.

 

Al diseñar interfaces digitales, el diseño entra a jugar un papel primordial que esta ligado a un factor técnico que muchas veces compromete la función del diseñador. Hoy en día los diseñadores no son las únicas personas con acceso a la tecnología de punta y no necesariamente son los mejores en el tema debido a que existen profesiones mucho más ligadas a la técnica informática e incluso tienen más contacto con los computadores. Esto nos lleva a un problema que empieza por el mismo contexto colombiano donde el diseño no es valorado muchas veces y algunas personas no creen en la función de comunicación y de enriquecimiento estético que cumple esta disciplina; el problema es que la tarea de crear y diseñar interfaces digitales esta siendo en muchos casos acaparada por los ingenieros de sistemas y demás personas con amplios conocimientos y técnicas digitales y poco conocimiento e investigación de la problemática a diseñar y los conocimientos básicos de diseño. La razón muchas veces de este hecho, es simplemente el costo que proponen debido a su facilidad para manejar este tema y muchas veces el uso de efectos y elementos que llaman mucho la atención del cliente sin ser la mejor solución para un tema específico y además no facilitan la función primordial de la interfaz haciendo de ésta un proceso comunicativo entre dos entes.

El buen manejo de la técnica sin embargo no es una debilidad del diseñador y si una posibilidad para ponerse de nuevo en su papel de creativo y comenzar a crear una conciencia en la gente de que la labor del diseñador no puede ser igualada por gente sin formación en este campo o que no investiga sobre los temas a diseñar además, se debe conscientizar a  las personas, que el trabajo en esta profesión tienen un valor como el de cualquier otra y requiere más trabajo del imaginado por los clientes. Esto nos lleva a la conclusión de que un buen diseñador bien instruido en la técnica lleva a grandes  resultados de comunicación al utilizar esta tecnología como una herramienta para lograr cualquier solución imaginada.

REVOLUCIÓN CRECIENTE, MUNDO MENGUANTE (por Andrés Acero)

Wednesday, September 3rd, 2008

Era el año 1400, el mundo presenciaba el nacimiento de un nuevo siglo. Irónicamente en ese entonces el analfabetismo era tan común como lo es hoy el acceso a la información. Los libros y la alfabetización eran un lujo casi exclusivo de la clase alta y de la iglesia dado el esfuerzo que requería la realización de un documento manuscrito. Cincuenta años más tarde aparece la imprenta, y si esa sociedad de comienzos del siglo XIII jamás imaginó que un siglo más tarde los libros serían tan comunes y la alfabetización tan necesaria, mucho menos iban a imaginar los cambios tan grandes que aquello conllevaría.

El ejemplo de la imprenta hace que nos preguntemos que será de la sociedad en un futuro hoy que la ciencia y la tecnología avanzan cada vez más rápido. En el último siglo hemos sido testigos de la aparición de la radio, la televisión e Internet, cada pasó es mas grande que el anterior y sus implicaciones son directamente proporcionales.

Los medios de comunicación han sido referentes del pensamiento de una época, sin embargo la que analizaré es la de Marshall McLuhan y su libro El Medio Es El Masaje (1960 – Hoy).

CONTRACULTURA Y TELEVISIÓN (1960 – 1970):

Los años sesenta fueron los años en los que el mundo se deslumbró con la televisión y ésta se hizo parte de la vida cotidiana en una familia promedio. Los sucesos mundiales cobraron mayor importancia al acercarse al televidente. Ni el radio ni los periódicos lograban impactar tanto a su público, o a la masa, en el caso de la televisión.

En esta década la guerra de Vietnam y los Beatles acaparaban la atención de los medios al menos en occidente. Aquí nace un interrogante: ¿Habría adquirido el movimiento Hippie tales magnitudes de no haber existido los medios? La televisión hizo de las noticias algo más “didáctico”, la juventud se vio atraída por el inusual brillo de la televisión y allí encontraron que podrían ser obligados a pelear y morir en una guerra con la que no estaban de acuerdo. La masa joven se reunió y eventualmente lo que fue un día una ideología se convirtió en una moda que terminó por desaparecer en un mar de clichés, frases de cajón, lugares comunes y Vietnam.

Los medios se encargaron de publicitar el hipismo, lo convirtieron en una moda y así como marcaron el origen también marcaron el fin de un suceso que caracterizó a toda una generación. Este caso de la contracultura por excelencia de los sesentas, demuestra cuan delicado puede ser el manejo de estas tecnologías de la comunicación y que tan grandes pueden ser sus efectos, es por eso tal vez que el periodismo es considerado el cuarto poder. Los medios tienen el poder de informar, de atraer, de convocar; pero aún así también tienen el poder de trivializar cualquier situación si no se le da un manejo adecuado a la información que transmiten.

LOS MEDIOS ELECTRÓNICOS Y EL TABÚ:

La sexualidad era un tema difícil de tratar tanto en los colegios como dentro de la familia, incluso hasta hace un par de décadas se creía que el SIDA era una enfermedad estrictamente de homosexuales. Los medios de comunicación desde hace una década, se han encargado de liderar un cambio de pensamiento en pro de lo métodos anticonceptivos y en contra de la desinformación abiertamente aceptada por iglesia. Poco a poco el tabú se superó, abriendo las puertas de una comunicación más abierta en las familias para evitar situaciones adversas de este tipo.

Como lo mencionó McLuhan en su libro: “El consorcio mundial de información engendrado por los medios eléctricos excede con mucho toda la influencia que ahora podrían ejercer mamá y papá”. La eliminación del tabú respecto a la educación sexual son el ejemplo perfecto para esto, lo increíble es que McLuhan haya podido prever esto desde la década de los sesenta cuando la revolución sexual estaba aún en la cuna.

INTERNET Y LA NUEVA TELEVISIÓN:

El mundo del espectáculo y la fama está ligado estrechamente con los medios de comunicación, esto viene desde siglos atrás con la aparición del copyright: los autores se ven obligados a firmar sus obras y protegerlas, hoy día parece una estupidez no hacerlo para dejar el anonimato.

Actualmente quienes más se han alejado del anonimato son los actores, los cantantes y otros personajes del entretenimiento, la televisión se ha encargado de encontrar el lucro explotando la imagen de estas “estrellas”. Desde la aparición de la televisión privada en Colombia, los noticieros han cedido casi la mitad de su tiempo a la farándula; y está bien que el mundo del entretenimiento haga noticia, sin embargo la farándula cruza el límite que divide lo interesante de lo irrelevante, inútil y finalmente privado en la vida de los demás, terminando por darle una importancia estúpida a cosas que no la tienen. Hay que trazar la línea entre distracción y entretenimiento.

Por último tenemos los realities, donde nuevamente cito a McLuhan que dice que “Hoy en día estamos irrevocablemente envueltos en la vida de los demás, y somos responsables de ellos”. Internet ha hecho posible la hipermedia, hoy podemos decidir si alguien merece actuar en una novela, o si alguien merece ganar millones por sobrevivir en una isla un par de meses. Los participantes y su vida (no solo económica sino también social) están hoy en las manos de aquellos que controlen los medios, hoy la opinión de cada uno vale más que lo que valdría hace un siglo, hoy somos una masa responsable por los demás, hoy somos una aldea global.

Andrés Acero